Por acá tuvimos niños invitados que no pueden comer harina y que son fanáticos del coco. Así que qué mejor que unos prestigios en forma de galletas.

Me he dado cuenta que los niños tienen fascinación con ver sus chocolates preferidos como snikers, m&m, milky way y en este caso prestigio en su reproducción casera. Así que opté por hacerles uno de sus preferidos (y el más fácil de todos), el prestigio.

Galletas de prestigio

Ingredientes:

  • 1 taza leche condensada
  • 80 grs mantequilla
  • 100 grs coco rallado
  • 200 grs chocolate

Paso a Paso:

  • En una olla revolver a fuego medio 1 taza de leche condensada, 80g de mantequilla y 100 g de coco rallado. Esta parte es mejor que la haga un adulto; por el fuego y porque la leche condensada no se puede dejar de revolver enérgicamente porque burbujea mucho y puede quemarse fácilmente. Así que a fuego medio y sin dejar de revolver cocinar 5-6 minutos o hasta que se empiece a ver el fondo de la olla.

  • Retirar la mezcla de la olla y agregar a un molde de silicona. Dejar enfriar y refrigerar hasta que esté bien firme (está parte es latera; porque lo más recomendable es dejarlo de un día para otro, pero la ansiedad de los niños con esto puede ser grande).

  • Al día siguiente (o después de un buen rato si es que insisten mucho), sacar cucharadas de la mezcla y ponerlas dejando espacio sobre una silicona (para que después puedan desprenderlas fácilmente); esta parte pueden hacerla los niños y la que sigue también .

  • En el microondas o a baño maría derretir 200g de chocolate y cubrir la mezcla de coco con este.

  • Luego de unos 10 minutos o cuando el chocolate esté firme; dar vuelta las “galletas ” y cubrir con chocolate por el otro lado .

  • Decorar con escamas de coco, dejar endurecer y comer.

Una Chanchada Invernal, especial para este dia.

Próximo Mercado

Sábado 27 de Octubre
Domingo 28 de Octubre

Parque Bicentenario

Menú

¿!QUE SERÁ!? Ni Nostradamus sabe con certeza todavía, pero algo dijo de chuparse los dedos y soltarse el botón del pantalón…

— A JUNTAR HAMBRE —