Este postre es un clásico en mi casa desde hace varios años. Un postre fácil de esos que son comodín para muchas preparaciones. Aunque es un postre a prueba de niños ; no lo miren a menos porque me he lucido con este postre en comidas para “grandes”.

No me acuerdo de donde salió esta receta pero es una bendición cuando se tiene poco tiempo y una maravilla de lindo para los copones. Su mezcla blanca y consistente queda bien con todo. Yo generalmente refrigero “la mezcla blanca “ y arriba le pongo a ultimo minuto arándanos con vino tinto y queda de lujo.

Pero voy a remontarme a los inicios de este postre. Cuando uno de mis hijos…Benjamín ..era chico ..fue un poco flojo para hablar ( sí flojo, porque no hablaba de pura lata que le daba no más). Y yo como Madre me las ingeniaba de todas las maneras posibles para estimularlo. A Benja le encantaba cocinar conmigo; era un experto para poner las capas de lasaña en las fuentes, para decorar galletas y para hacer este postre. Así que se me ocurrió la idea de bautizar el nombre como “postre Benjamín” y convencerlo de que él era el creador y que teníamos que sacarle potencial a esto ( si se lo topan no rebelen el secreto de que él no fue el creador, por favor). Y para incentivarle el bla bla que estaba tan trabado se me ocurrió que hiciéramos tutoriales de cocina ( me acabo de dar cuenta de que fui bien visionaria; si hubiera seguido por ese camino Benja a estas alturas sería un mega famoso mini -chef youtuber) .

Yo lo filmaba y Benja cocinaba y hablaba en los tutoriales que después se los mandábamos a toda la familia y amigos para que hicieran el dichoso postre.

También lo acompañé un par de veces al jardín infantil a unas clases de cocina en las que él era el protagonista una vez mas haciendo el postre Benjamín.

Hoy mi Benja tiene 10 años , habla como loro y sigue haciendo este postre con la ayuda de su hermano grande Juan y de la pequeña adquisición Martín que ayuda a su manera y termina como siempre, acaparando la mayor parte de los postres.

Postre Benjamín

Ingredientes:

  • 4 unidades yogures naturales
  • 1 tarro leche condensada
  • 1/2 taza jugo de limón
  • 1 taza frutillas en mitades

Paso a Paso:

    1. En un bol mezclar los yogures naturales con la leche condensada, agregar el jugo de limón.
    1. Verter la mezcla en vasos formando capas con las frutillas. Refrigerar hasta que la mezcla esté ligeramente solida .

Hoy mi Benja tiene 10 años , habla como loro y sigue haciendo este postre con la ayuda de su hermano grande Juan y de la pequeña adquisición Martín que ayuda a su manera y termina como siempre, acaparando la mayor parte de los postres.

Próximo Mercado

Sábado 27 de Octubre
Domingo 28 de Octubre

Parque Bicentenario

Menú

¿!QUE SERÁ!? Ni Nostradamus sabe con certeza todavía, pero algo dijo de chuparse los dedos y soltarse el botón del pantalón…

— A JUNTAR HAMBRE —